Innovaciónes que debemos a Roma

La otra principal innovación que debemos a Roma en relación con el aprendizaje y la lectura fue la progresiva sustitución del rollo por el códice.

Hasta el momento, siempre había existido una alternativa para el rollo, esto la tablilla, por lo general un tablero cubierto de cera. Estas podían limpiarse después de usarse y por tanto resultaban muy convenientes para a escritura de textos ocasionales en la enseñanza y para redactar los borradores de cartas y notas.

No obstante, los romanos, empezaron a utilizarlas para la elaboracion de documentos legales, y a continuacion fueron reemplazando poco a poco los tableros por pergaminos y a unir varias hojas de este material con un cordel o un broche.si Marcial es el primer autor que menciona la aparicion de obras literarias en forma de codice (en un poema de la década del 80 d. C.), pero la costumbre al parecer no resultó popular en aquella época, y aunque en el siglo ya era más común, solo triunfo en el siglo IV, al menos en el ámbito de la literatura pagana.

No es difícil comprender por qué el códice finalmente se impuso. Los rollos de papiro, aunque no eran precisamente frágiles, rara vez duraban más de, digamos, trescientos años, y es muy probable que de no haberse realizado el cambio al códice muchos textos clásicos se hubiesen perdido por completo.

El códice era menos voluminoso que el rollo, las páginas numeradas lo hacían un formato de referencia mucho más fácil de manipular, se desgastaba menos con el uso y, probablemente, era mucho más barato de producir Con todo, a quienes más debemos agradecer el códice es, al pare cer, a los primeros cristianos.

Mientras los códices paganos eran una rareza en el siglo II, eran, por el contrario, algo bastante común en los textos cristianos. Esto puede haberse debido al interés de estos por diferenciarse de los paganos, o quizá también a que los códices fueran más baratos que los rollos.

No obstante, es mucho más probable que los cristianos hubieran recurrido al códice por una razón completamente diferente: debido a su formato, con páginas numeradas e in ces de contenido, la interpolación de falsificaciones en un códice resultaba mucho más difícil. Para una religión joven, preocupada por fidelidad y autoridad de sus Escrituras, las ventajas del formato códice debieron de ser considerables.

1 comment on Innovaciónes que debemos a Roma

Deja un comentario